Carta a Ana Frank II

Querida Ana,

Realmente  lamento el desenlace de tu historia, fue realmente trágica, pero lo pero ya ha pasado.  Después  de tu partida,  los nazis fueron derrotados, pensar que por poco te salvas. consecuentemente a tu partida, Kitty, tu diario fue encontrado y gracias a el pude conocer tu historia al igual que un montón de gente. Dejame decirte que has inspirado a una cantidad inumerable de personas y le has contado al mundo la verdad, una verdad realmente conmovedora y sumaente triste.

Me entere de tu historia de casualidad, y fue tan interesante que quise saber mas; de hecho vi una película sobre ella, la cual me genero distintas impresiones al respecto;  la principal  es que los mayores eran infelices y habían perdiod la esperanza casi por completo, como si en el fondo ellos ya sabían el final de esta historia; sin embargo tú,  Ana, nunca perdiste la fe , tratabas de contagiar a todos con tu entusiasmo, y te abrías a aprender cosas nuevas todos los días. Lo mas sublime, para mi, y uno de los mayores logros para ti, creo yo, fue el amor, a pesar de estar encerrada y a tu corta edad te enamoraste y ese fue un amor puro, inocente, juvenil, que los incentivaba y mantenía con esperanza a ambos.

Lamente tu infancia no fue como la de los otros niños, pero eso no te impidió disfrutarla, aprendiste a convivir con gente desconocida en un lugar reducido, sin hacer ruido y comiendo lo minimo.  En fin, madurate sin dejar de ser  ingenua.

Tu historia es triste pero realmente inspiradora; te enseña a no perder la esperanza, a luchar por lo que se quiere, a ser siempre niña de corazón, a no bajar los brazos y finalmente a ser siempre feliz sin importar las circunstancias por las que transitas.

Te admiro, aprecio y respeto,

P/D:  Espero que seas feliz donde quiera que estés y que estés orgullosa de lo que lograste.

Anuncios

Un pensamiento en “Carta a Ana Frank II

  1. Primero he de decir, gracias por entrar a mi blog. Disculpas por la tardanza en contestar.
    Solo decirte que pàgina es maravillosa y este relato me pareciò estupendo.
    Me quedo con esta parte: “Lamente tu infancia no fue como la de los otros niños, pero eso no te impidió disfrutarla, aprendiste a convivir con gente desconocida en un lugar reducido, sin hacer ruido y comiendo lo minimo. En fin, madurate sin dejar de ser ingenua”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s